Estamos ante una nueva forma de interactuar con los Samsung y no es que Bixby realmente quiera reemplazar a Google Assistant o competir directamente con Siri, sino que se enfoca más en controlar diferentes funciones de la interfaz y no tanto en buscar información, lo cual promete una nueva manera de entender el uso del teléfono a los usuarios. Esto es porque no se trata de un sistema restringido a comandos específicos, sino que el asistente virtual es capaz de interpretar el lenguaje para descifrar qué es lo que necesitamos de él.

Con el nuevo botón Bixby, podremos acceder a esta función y navegaremos a través de los servicios y las aplicaciones por medio de comandos de vos, comandos táctiles y de texto. ¿En qué se traduce todo esto? Para el usuario será más fácil entenderse con un asistente personal que no responde exclusivamente a frases específicas, sino que es capaz de ejecutar acciones aunque utilicemos sinónimos o expresiones diferentes.

La posibilidad de utilizar el asistente para realizar operaciones más complejas, en varios pasos, también supone un adelanto frente a parte de la competencia. Por ejemplo podemos pedirle a Bixby que almacene unas imágenes determinadas en un nuevo álbum de fotos, teniendo la opción de responder a las preguntas que nos haga tanto mediante comandos de voz como de manera convencional interactuando con los dedos directamente sobre la pantalla.

DIFERENCIACIÓN CON RESPECTO A OTROS ASISTENTES

El principio básico con el que Samsung quiere diferenciar a Bixby es el de que “todo lo que puedas hacer tocando, puedas hacerlo hablando”. La idea es la de aprovechar las opciones de las aplicaciones nativas del dispositivo. Por ahora solo hay una decena de ellas que trabajan de forma conjunta con Bixby, pero además de ampliarse ese catálogo nativo los desarrolladores podrán aprovechar esa potencia adaptando sus propias utilidades gracias a un SDK que aparecerá más adelante. El objetivo es claro: si hay una opción táctil para hacer algo, también habrá una orden de voz que haga lo mismo.

Entre esas características diferenciales de Bixby está la posibilidad de traducir 52 idiomas distintos, pero también es capaz de buscar información sobre un objeto del que sacamos una foto. El reconocimiento de imágenes funciona como una especie de sistema de realidad aumentada en el que una vez apuntamos a un objeto con la cámara se muestra una tarjeta con imágenes similares a lo que detecta que ese objeto puede ser.

BIXBY, LA APUESTA AL FUTURO

Una de las ideas más ambiciosas de Samsung con Bixby es la de convertirlo en un asistente muy versátil que sea capaz de fomentar la interacción del usuario no solo con su smartphone (de momento de Samsung), sino con otros productos y electrodomésticos que, de hecho, no solo tendrán que estar fabricados por Samsung: la empresa parece dispuesta a abrir Bixby a productos de competidores como, por qué no, Apple.

BIXBY ESTARÁ DISPONIBLE EN LA MAYORÍA DE DISPOSITIVOS

Comenzando por los smartphones, más tarde seremos capaces de controlar otros electrodomésticos como televisores, aires acondicionados, y en definitiva, cualquier gadget que tenga una conexión a Internet.